Esta variedad de queso es conocida como el de pasta blanda, debido a la delicadeza y suavidad de su textura. Un queso ideal para ser acompañado con sabores ácidos o dulces, frutas, plantas aromáticas o frutos secos. Las posibilidades son infinitas.

En internet encontramos gran variedad de recetas que indican los procedimientos para elaborar queso tierno pero a la hora de llevarlo a la práctica hay algo que falla. ¿Quieres aprender cómo hacer el verdadero queso tierno casero? Estás en el lugar indicado. Desde Quesos Caseros te ofrecemos todo tipo de información y consejos con los que perfeccionarás tu técnica.

Este tipo de queso se elabora aplicándose la metodología de la fermentación ácido-láctica y la  enzimática  en dos fases. La teoría del cuajado de la leche en este tipo de proceso se basa en que las enzimas en el cuajo actúan de una forma más eficaz en una ambiente ácido. Esto es de lógica, ya que los estómagos de los animales son ácidos, y por lo tanto los procesos de degradación enzimática que se producen en él están adaptados al ph bajo (medio ácido). 

Las enzimas contenidas en cualquier  cuajo comercial tienen una mayor eficiencia si el ph de la leche es más ácido que el de la leche líquida normal, produciendo por lo tanto una cuajada más firme y consistente, además de un sabor y una textura completamente distinta que los quesos anteriores (fermentación ácido-láctica y la fermentación enzimática). 

A la hora de aprender a hacer quesos caseros debemos tener en cuenta que para madurar un queso primero debemos comenzar con una fermentación ácido-láctica para crear una leche con un ph bajo (leche acidificada) y posteriormente continuar con una fermentación enzimática más eficiente.

Estos quesos tienen infinitas variedades para obtenerse y cada leche reaccionará de forma muy distinta ante los dos procesos por ello, es muy importante testear la leche con anterioridad  por separado para comprobar la reacción de la misma frente a la acidificación y la degradación enzimática, y una vez realizado, modular los tiempos y las dosis, según el resultado que se desee obtener. Es decir, se puede alargar o acortar el tiempo de acidificación,  de cuajado, el desuerado y la temperatura de trabajo, según sea nuestra leche o el sabor del queso obtenido. Cuando se trabaje con leche de cabra no deberemos exceder los 29ºC.

paypal
visa reembolso

ENVIAMOS SUS PEDIDOS A LAS ISLAS Y A TODAS PARTES DEL MUNDO

Quesos Caseros - Calle Sepúlveda, 6, nave 14 (Almacén TIPSA) - 28108 Alcobendas, Madrid (España) - info@quesoscaseros.com