Haz tu primer queso

Para aprender y hacer quesos en casa se necesitan unos sencillos ingredientes y materiales que puedes encontrar aquí. ¡Es muy fácil!

  • Fresco

    El queso fresco, también llamado queso blanco, es un tipo de queso de sencilla elaboración, muy recomendado para personas que quieren mantener una dieta sana y equilibrada sin renunciar a los pequeños placeres.

    El queso fresco carece de período de maduración, no es necesario prensarlo y tiene una menor cantidad de sodio en su composición. Además, es rico en proteínas y minerales y bajo en grasas, lo que lo hace más digerible.

    Si quieres aprender a hacer queso fresco en casa, lo mejor será que sigas leyendo. Aquí encontrarás los materiales necesarios para su elaboración, así como recetas para elaborar queso fresco casero.

  • Maduro

    A todo aquel que le apasione el mundo del queso con sus respectivos procesos de fabricación, el de tipo maduro se convierte en el preferido. Los pronunciados cambios durante el proceso de maduración se convierte en todo un placer.

    En las recetas para elaborar quesos caseros, ¿qué se entiende por el proceso de maduración? No es más que mantener el queso durante un periodo de tiempo determinado bajo unas condiciones específicas que permitan su evolución en cuanto a sabor y textura. ¿Qué requisitos deben cumplirse para ello?



    - Manterner una temperatura ambiental fresca con algo de humedad.

    - Incluir entres sus componentes fermentos ácido lácticos.

    - Realizar un correcto prensado.

    - Incluir el proceso de salado para evitar que el queso quede en mal estado con el paso del tiempo.

  • Yogur

    El yogurt es conocido por los innumerables beneficios que otorga a la salud; facilita la asimilación de nutrientes, combate el estreñimiento y la diarrea, reduce el colesterol, es rico en magnesio, calcio y fósforo (componentes necesarios para mantener nuestros huesos sanos)... Un alimento que no puede falta en nuestra dieta diaria y que podemos tomar tanto en desayuno, postres, meriendas o cenas.

    ¿Quieres conocer la receta para elaborar el original yogur casero desde casa? En esta sección encontrarás información y consejos sobre cómo hacer todo tipo de quesos y yogures caseros. ¿Estás interesado/a? ¡Pongámonos manos a la obra!

  • Manchego

    Es el queso español más conocido en el mundo. Para elaborar el auténtico queso Manchego es necesario una base de leche de oveja originaria de La Mancha (sobre todo Toledo, Albacete y Ciudad Real). Este tipo de queso podemos encontrarlo con diferentes grados de maduración; desde el fresco, con 5 días, al maduro de un año como mínimo. En el proceso de elaboración del queso Manchego podemos aplicar cualquier tipo de leche, obteniéndose como resultado unos quesos verdaderamente exquisitos.

  • Camembert

    El queso es originario de la zona de francesa geográfica de Camembert y se caracteriza por una cubierta blanca uniforme que le da al queso una apariencia característica.

    Para más información sobre el queso Camembert visita nuestra sección de quesos del mundo.

    Si quieres aprender a elaborar queso Camembert de forma casera, a continuación te damos toda la información así como una lista de materiales y productos para hacer Camembert.

  • Cheddar

    El Cheddar es un tipo de queso que se remonta al año 1500 y toma su nombre de una pequeña ciudad en el sur de Inglaterra. La leyenda cuenta que se encontró en una cueva de esta localidad un esqueleto de la edad de piedra, y encima de su cabeza una vasija que contenía leche de cabra que, con el paso de los años, se había cuajado en una determinada forma, dándole un sabor muy peculiar. Fue el primer queso Cheddar que se conoce. 

    Dejando a un lado la leyenda, hablamos de un queso de sabor agrio y con un color anaranjado muy característico. En la actualidad, la mayoría de recetas para hacer queso Cheddar prioriza la leche de vaca a la de cabra, origen de esta leyenda. Como dato curioso: al proceso de subir la temperatura de la cuajada poco a poco se le conoce en quesería como cheddarización.

    Si lo que quieres es elaborar queso Cheddar casero, sigue leyendo. Aquí encontrarás tanto los materiales y productos como las mejores recetas para la elaboración de este exquisito queso en casa. 

  • Cottage

    Queso originario de la Europa del este y central. Es un queso suave y blando, de cuajada cocida que se consume antes de una semana. Se hizo muy popular entre las colonias americanas y su nombre viene de que es precisamente en las granjas o ‘cottage’ donde se elaboraba. Esta era la forma tradicional de elaborar queso Cottage casero. Se le conoce también como el queso del pastor o del "pote". Este último nombre viene de que se elaboraba con la leche sin pasteurizar dejada al calor durante unos días hasta que cuajaba, se cortaba y se calentaba durante horas a 38ºC.

    Existen distintas recetas para hacer queso Cottage en casa. Si te apasionan los quesos te recomendamos que sigas leyendo. En esta página encontrarás todo lo necesario para elaborar queso Cottage artesano.

  • Feta

    El queso Feta es un queso griego muy salado. En su origen se realizaba con leche de cabra u oveja, pero su técnica se puede aplicar también a la leche vaca. Su sabor salado viene de que es un tipo de queso que se cura en salmuera. Se suele consumir desmigado sobre la ensalada, en las pizzas, y casi siempre acompañado de especias y aceitunas negras. Es un queso con personalidad y un sabor bien definido, fruto de la leche de oveja o de la mezcla de oveja y cabra.

    Como curiosidad: ya en la conocidísima ‘Odisea’, de Homero, aparecían referencias a este queso y notas sobre cómo elaborar queso Feta. Hablamos, por tanto, de un queso que se popularizó hace miles de años.

    Si quieres aprender a hacer queso Feta casero, tendrás que disponer de los materiales e ingredientes necesarios y, cómo no, de una de las mejores recetas para elaborarlo en casa.

    Os lo dejamos en vuestras manos. ¡Buen provecho!

  • Gouda

    El Gouda es un queso holandés cuyo nombre alude a su ciudad de origen. Un tipo de queso semimaduro de textura y sabor suave y forma cilíndrica. Su comercialización es peculiar al presentarse generalmente cubierto por una capa de cera roja, una cualidad identificativa que dota a cada pieza de atractivo.

    Actualmente, encontramos en el mercado 4 tipos de quesos dentro de esta variedad,  cuya maduración varía en el proceso de elaboración de cada tipología de queso Gouda:

     

    - De exportanción: variedad relativamente reciente con un añejamiento de 1 a 6 meses.

    - Añejo: de color anaranjado o amarillento con una maduración aproximada de 1 año a 18 meses.

    - Gouda ahumado: común en tiendas y supermecados.

    - Mini - Gouda: piezas con superficie lateral convexa cuyo peso oscila entee 180 gr. hasta 1,5 kg. 

  • Parmesano

    Es el queso italiano más empleado para rallar y consumir en gran variedad de recetas junto con la pasta. Es originario de la zona de Parna y se madura por lo menos durante 10 meses desarrollando así un sabor casi picante. Esta receta sobre cómo hacer queso parmesano casero, permite combinar la leche de vaca con la de cabra. 

    A través de esta sección podrás aprender a hacer todo tipo de quesos caseros. En este caso, nos adentraremos en el mundo del queso parmesano, una variedad en la que el proceso de maduración adquiere el mayor protagonismo. Para ello, deberemos contar con una temperatura ambiental idónea y mucha paciencia, ya que la maduración completa de cada pieza nos llevará varios días. 

  • Ricotta

    El queso tipo ricotta, cuyo nombre significa "recocida" y alude a su metodología de elaboración, es uno de los quesos italianos más empleados en recetas de cocina, tanto dulces como saladas. 

    En las recetas tradicionales para elaborar queso ricotta se emplea el suero que desprende la leche de oveja en la elaboración del queso maduro, pero podemos emplear tanto este suero (con menos de 3 horas de extracción) como leche entera de cualquier tipo.

  • Roquefort

    ¿Aprender a hacer quesos caseros es una de tus asignaturas pendientes? A través de Quesos Caseros podrás encontrar todo tipo de procedimientos, materiales y productos necesarios para elaborar quesos caseros de todo tipo.

    El roquefort es un queso húmedo de textura cremosa y suave procedente de la gastronomía francesa. Su pronunciado sabor y leve picor lo convierten en un excelente ingrediente para elaborar salgas, cremas o mousses que combinan perfectamente con mermeladas, frutos silvestres o nueces. ¿Te atreves a elaborar un rico queso roquefort desde casa? ¡Pongámonos manos a la obra!

  • Rulo de Cabra

    Uno de los quesos con más demanda hoy en día es el queso tipo rulo de cabra, que tiene su origen en el queso francés St. Maure. Este queso se ha popularizado en los últimos tiempos debido a que su uso se ha extendido en nuestra gastronomía.

    Este queso se puede realizar no solamente con leche de cabra, sino también con leche de vaca e incluso oveja. Se caracteriza por un desuerado lento, ya que la cuajada no se prensa, y la presencia en la corteza del moho peniciliumcandidum.

    Si quieres aprender a hacer queso de cabra casero, no pierdas ni uno de los pasos que te presentamos a continuación.

  • Tierno

    Esta variedad de queso es conocida como el de pasta blanda, debido a la delicadeza y suavidad de su textura. Un queso ideal para ser acompañado con sabores ácidos o dulces, frutas, plantas aromáticas o frutos secos. Las posibilidades son infinitas.

    En internet encontramos gran variedad de recetas que indican los procedimientos para elaborar queso tierno pero a la hora de llevarlo a la práctica hay algo que falla. ¿Quieres aprender cómo hacer el verdadero queso tierno casero? Estás en el lugar indicado. Desde Quesos Caseros te ofrecemos todo tipo de información y consejos con los que perfeccionarás tu técnica.

    Este tipo de queso se elabora aplicándose la metodología de la fermentación ácido-láctica y la  enzimática  en dos fases. La teoría del cuajado de la leche en este tipo de proceso se basa en que las enzimas en el cuajo actúan de una forma más eficaz en una ambiente ácido. Esto es de lógica, ya que los estómagos de los animales son ácidos, y por lo tanto los procesos de degradación enzimática que se producen en él están adaptados al ph bajo (medio ácido). 

    Las enzimas contenidas en cualquier  cuajo comercial tienen una mayor eficiencia si el ph de la leche es más ácido que el de la leche líquida normal, produciendo por lo tanto una cuajada más firme y consistente, además de un sabor y una textura completamente distinta que los quesos anteriores (fermentación ácido-láctica y la fermentación enzimática). 

    A la hora de aprender a hacer quesos caseros debemos tener en cuenta que para madurar un queso primero debemos comenzar con una fermentación ácido-láctica para crear una leche con un ph bajo (leche acidificada) y posteriormente continuar con una fermentación enzimática más eficiente.

    Estos quesos tienen infinitas variedades para obtenerse y cada leche reaccionará de forma muy distinta ante los dos procesos por ello, es muy importante testear la leche con anterioridad  por separado para comprobar la reacción de la misma frente a la acidificación y la degradación enzimática, y una vez realizado, modular los tiempos y las dosis, según el resultado que se desee obtener. Es decir, se puede alargar o acortar el tiempo de acidificación,  de cuajado, el desuerado y la temperatura de trabajo, según sea nuestra leche o el sabor del queso obtenido. Cuando se trabaje con leche de cabra no deberemos exceder los 29ºC.

  • Cursos de queso

    Cursos de queso básicos y avanzados , tanto presenciales como a distancia que nos ayudan a introducirnos en el mundo de la quesería casera


paypal
visa reembolso

ENVIAMOS SUS PEDIDOS A LAS ISLAS Y A TODAS PARTES DEL MUNDO

Quesos Caseros - Calle Sepúlveda, 6, nave 14 (Almacén TIPSA) - 28108 Alcobendas, Madrid (España) - info@quesoscaseros.com